Grooming, delitos en la red: Disección Urbana

Por Beatriz Aguilar

En la actualidad los delitos cibernéticos están afectando a mucha gente debido q la facilidad del anonimato y que pueden construirse con una fachada que no levante sospechas o se visualice inocente, una de estas es el grooming, el cual afecta a niños y adolescentes teniendo como finalidad una red de pederastas.

En 1969 el internet dio inicio para fines militares ya que requerían enviar información rápida y segura, en los 90 se disparó con grandes avances, yahoo y google marcaron la apertura al mundo digital, permitiendo a los usuarios de la red tener contacto con otros usuarios, ofreciendo una puerta para que muchos predadores de menores utilizaran el ciber-espacio para acercarse a estos.

El grooming es una serie de conductas con las cuales un adulto se va acercando a un menor con la intención de ganar su confianza, entablar una “amistad” o conexión emocional y sin que este se dé cuenta encaminarlo para que realice actividades con fines sexuales.

Los medios favoritos que usan los predadores para contactar a sus víctimas son las redes sociales, muchos de estos pederastas abren perfiles ficticios, utilizando fotos de jóvenes de la misma edad, dependiendo la víctima es la estrategia que utilizaran para el acercamiento, estos van avanzando lentamente como un puma a su presa, poco a poco van obteniendo datos de su entorno, gustos, domicilio, escuela, horarios y momentos que se encontraran solos en casa, la confianza que estos crean permiten que el menor baje la guardia.

El menor será bombardeado con temas sexuales, recordemos que son jóvenes que van descubriendo su sexualidad y ese mundo les parecerá fascinante y abordarlo con alguien que consideran de su misma edad no lo verán malo, serán motivados a tomarse fotos comprometedoras y enviarlas, lamentablemente ese paso dará inicio a chantajes, el predador amenazara con contarle a sus padres, difundir esa fotos con su grupo de amigos o publicarlas en sus redes sociales, (recordemos que para ese entonces el pederasta ya tiene mucha información del menor), este le pedirá el  envío de fotos cada vez más atrevidas para evitar su difusión, esto se volverá una bola de nieve que el menor no sabrá cómo controlarla y por el miedo aceptaran tener un encuentro que finalice con el abuso sexual de la víctima.

Muchos de estos jóvenes han optado por el suicidio ya que consideran vergonzoso lo sucedido y no se sienten con la confianza de buscar ayuda, este tipo de delitos debe ser abordado y planear una estrategia de prevención, padres y familiares deben supervisar los lugares donde navegan sus hijos, conocer a sus amistades, hablar con ellos sobre el tema, tengan el conocimiento de que esto existe y estén prevenidos, en las escuelas deben ofrecer platicas con especialistas que aborden el tema de forma que un niño lo comprenda y se proteja así mismo.

En base a la creciente lista de víctimas la ley ha tenido que tomar medidas para sancionar este tipo de delitos, la más reciente fue en el 2019 con la Ley Olimpia, la cual consiste en un conjunto de reformas realizadas al Código Penal de las entidades federativas que sanciona y reconoce la violencia digital, hostigamiento, difusión de información privada, así como de contenido sexual, estos avances legales tienen que ir de la mano con la prevención, un trabajo en conjunto de la comunidad con el estado.

Incrementa la diversificación de conductas criminales en Internet.

alfredoperezEl incremento en el uso de dispositivos electrónicos por la mayor parte de la comunidad permite que se genere una diversificación de las conductas criminales a través del uso de Internet. Así lo expreso el Mtro. Alfredo Pérez Hernández, Presidente de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California y Director del Instituto Regional de Investigación sobre Prevención y Participación Ciudadana A.C.

Afirmo que la ausencia de una cultura de prevención en el manejo de los equipos electrónicos, ha propiciado que cada vez sean vulnerados niñas, niños y adolescentes por grupos delictivos a través del vínculo que generan para posteriormente victimizarlos y/o abusar de ellos.

En este contexto, señalo que la prevención social de conductas ilícitas cibernéticas se convierte en un problema de seguridad pública que debe detectarse e identificarse para poder neutralizar los factores de riesgo por parte de las autoridades.

Comento que el delito cibernético puede llegar a lesionar la integridad personal y emocional de un individuo llevándolo muchos de los casos al suicidio.

Señalo que en los últimos años ha aumentado su incidencia en México, lo que debería despertar un interés en los actores políticos y sociales para que pueda ser atendida dicha problemática.

“La mayoría de los cibernautas desconocemos los riesgos de la navegación en Internet y eso nos convierte en un sector vulnerable”.

Varias de las conductas tipificadas como delito, por ejemplo, fraude, secuestro, trata de personas inician a través de medios sociodigitales, comento el presidente de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California.

Según las estadísticas la explotación sexual de menores de edad a través de Internet se incrementa de manera acelerada; este delito ya ocupa un tercer lugar, detrás de los fraudes y las amenazas por medios cibernéticos.

Por otra parte agrego que el uso excesivo de internet genera un comportamiento similar al generado durante una adicción, “se convierten en comportamientos compulsivos dependiendo de su perfil y circunstancias personales”.

El catedrático describió dentro de esa diversificación algunas conductas de inicio como el Sexting que comenzaba con el envío de mensajes de texto vía SMS desde teléfonos móviles y al desarrollarse teléfonos móviles con cámara permitió el envío de fotografías y video donde el o la protagonista posa en situación erótica o sexual.

A diferencia de otras conductas el material de texto, fotográfico o de video es producido de forma voluntaria por el mismo autor o autora quien lo difundetravés de su teléfono celular.

Por último, explico que de dicha conducta que predomina en adolescentes surgió una variación llamada sex-casting y la cual se identifica por la grabación de contenidos sexuales a través de la webcam y la difusión de los mismos a través de correos electrónicos y redes sociales o cualquier canal que permita el empleo de nuevas tecnologías. Por ello la urgencia de fortalecer la comunicación entre padres e hijo y aprovechar los medios de comunicación para crear conciencia del grave riesgo ante la ausencia de vigilancia, supervisión y una cultura preventiva, concluyo.